Editorial

15/Diciembre/2016

 

Por la presidencia –salvo el MORENA que ya lo tiene claro- son el PAN y PRD los partidos en los que la disputa ya se encuentra en un alto nivel.

Contrariamente y aún sea gobierno, en el PRI se observa mesura entre sus aspirantes.

Obvio es que no pueden contaminarle el escenario al presidente Enrique Peña Nieto, en momentos en que su popularidad no es tan buena, y hasta les podría resultar contra producente en ese sentido.

No son muchos los precandidatos con posibilidades, aunque la lista se encuentra sumamente nutrida en cada uno de los tres organismos políticos mencionados, aunque en el PAN se tiene mejor definido la terna de prospectos, a mencionar Rafael Moreno Valle, Margarita Zavala y Ricardo Anaya, éste último si la va a buscar tendría que renunciar a la dirigencia nacional de su partido.

No lo hace, por eso sus dos posibles adversarios le exigen que se defina.

En el PRD no son pocos los vistos y anunciados; pero no todos tienen la imagen necesaria para ello, esto es dar competencia luego de los bajones que ha vivido ese partido en los últimos dos sexenios.

Graco Ramírez es la figura que más se menciona por el momento en el PRD, aunque están los que no descartan al mermado Miguel Ángel Mancera, quien no se ha afiliado aun al Sol Azteca y contrariamente anuncia que de ser abanderado a la presidencia de ese partido, no lo hará, lo que no gusta a los “tradicionalistas” de la izquierda que aún quedan.

Hay los que quieren ligar a otro: Silvano Aureoles, el gobernador de Michoacán, pero no se le ve ímpetu.

El caso es que los más efervescentes son los panistas: Moreno Valle y Margarita Zavala, demandando la salida del dirigente nacional de su partido, Ricardo Anaya, si la va a buscar, y éste no le responde a nadie y asegura estar concentrado en los procesos electorales del próximo año en Coahuila, Nayarit, Estado de México y Veracruz –que solo renueva, sin dinero para ello, ayuntamientos, en otras de las gracias de Duarte con éste desfazamiento electoral que pudo darse en 2016-  porque no es momento de mirar al 2018 con éstos compromisos enfrente.

Y así las cosas de los adelantamientos, de los calientes y sus diferencias en esos tres partidos, en cuanto al cuarto, el MORENA, se insiste: todo parece estar más que definido.

Nota: Los comentarios publicados en este medio fueron enviados por usuarios y no corresponden a la opinión de este medio digital. Los invitamos a aprovechar este espacio con responsabilidad, sin ofensas, vulgaridad o difamación. Cualquier comentario que no cumpla con estas características, será removido. Si encuentras algún contenido o comentario que no cumpla con los requisitos mencionados.